MIE
23
VIE
25
                 
Noticias

Nicolás Jouve: “La mayoría de embriones están condenados a la extinción”

l Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad explica que el número de embriones conservados en España se recoge en los informes anuales de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF). Así, en documento de 2014 la SEF registra que a fecha 31 de diciembre de 2013, el número total de embriones almacenados era de 250.144.

Pero el catedrático emérito de Genética, Nicolás Jouve, desmiente que este dato sea real y sostiene que “nadie lo sabe” puesto que aunque la normativa exige un registro por parte de los centros en los que se realiza la fecundación in vitro con transferencia de embrión (FIVET) “nunca se ha cumplido o no se hace público”.

“Tras 35 años de introducirse la técnica en España, dada la cantidad de centros públicos y privados en los que se realiza y que la actual ley (14/2006) de Reproducción Humana Asistida no pone límites ni a la cantidad de embriones que se pueden producir, ni a los que se pueden implantar, se generan muchos embriones ‘sobrantes’, o por decirlo mejor que no se implantan. Suponiendo que se congelaran todos, cosa bastante improbable, estaríamos manteniendo congelados cientos de miles de embriones”, explica el doctor en Biología en entrevista a Actuall.

Sanidad cifra en 250.144 el número total de embriones almacenados; Jouve sostiene que “nadie lo sabe” y que puede haber “cientos de miles”

El también presidente de CiViCa (Asociación de Investigadores y Profesionales por la Vida) y consultor del Pontificio Consejo de la Familia explica que “tampoco es fácil” saber cuántas mujeres se someten anualmente a ciclos de fecundación in vitro.

Según el informe de la SEF de 2014, se registraron cerca de 38.591 ciclos iniciados en el conjunto de los 130 centros registrados (un 63,7% del total de los que realizan esta actividad en España).

Sanidad cifra en 27.780 las mujeres que se sometieron en 2013 a un tratamiento de fecundación in vitro, de las que 3.140 lo hicieron por FIV clásica y 24.640 mediante inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) o técnica mixta, que incluye ambos procedimientos. “El porcentaje de éxito de embarazo con resultado de parto fue del 25,5% por ciclos iniciados”, detalla Jouve.

El biólogo arremete de nuevo contra las autoridades porque “dada la legislación vigente, con la disponibilidad económica en el servicio público de salud, es previsible que ante una simple dificultad de conseguir un embarazo cuando se desea tener un hijo, se esté recurriendo a la fecundación in vitro sin causa y antes de estar seguros de un problema de fertilidad”.

Los ‘sobrantes’

La Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida recoge en su artículo 11.4 los diferentes destinos posibles que podrán darse a los preembriones crioconservados.

“Nótese el error de llamar preembriones a los embriones, que son vidas humanas en la primera etapa de su desarrollo”, asevera Jouve, quien añade que el texto “dice que los preembriones sobrantes ‘podrán’ ser congelados, pero no es obligatorio”.

Se plantean cuatro posibilidades respecto a los congelados: que sigan congelados por si se desea tener más hijos, que se donen a otra pareja, que se den para la investigación o que sean destruidos en el caso de los embriones congelados antes de la reforma de la ley de reproducción asistida.

El artículo 11.5 de la citada Ley, marca que el destino de los “preembriones” se decide con anterioridad a la generación de los mismos, mediante un consentimiento informado en el que los progenitores (la mujer y en el caso de la mujer casada con un hombre, también el marido) elijan entre cualquiera de las cuatro posibilidades anteriormente mencionadas. El consentimiento puede ser modificado en cualquier momento anterior a su aplicación.

“Hay un olvido absoluto de estas vidas humanas ‘sobrantes’, desechadas de facto o con un destino incierto en los congeladores”

“En resumen -detalla el doctor Jouve- son los padres quienes deciden lo que se ha de hacer y firmarán un consentimiento informado. Cada dos años se deberá renovar este consentimiento. Transcurridas dos etapas de dos años, y si los padres no hubieran indicado destino a los embriones, será el centro el que decida qué hacer; podrán destinarlos conforme a su criterio a cualquiera de los fines citados, manteniendo las exigencias de confidencialidad y anonimato establecidas y la gratuidad y ausencia de ánimo de lucro”, asegura.

Investigación con células madre embrionarias

Un embrión sólo pasa al proceso de obtención de células madre embrionarias cuando la pareja progenitora ha optado previamente por la alternativa de “donación con fines de investigación” y que se cumplan los requisitos indicados en el artículo 15 de la Ley 14/2006, sobre utilización de preembriones con fines de investigación.

“Esta opción necesita el consentimiento informado de los padres y cuando se decida sobre su utilización en un proyecto debidamente presentado y autorizado por las autoridades sanitarias competentes, requerirá de un informe favorable de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida”, concreta el catedrático.

“Hay un olvido absoluto de estas vidas humanas ‘sobrantes’, desechadas de facto o con un destino incierto en los congeladores, señala Jouve, quien considera que la legislación en España tiene “recovecos para poder hacer más de lo que ahí se señala”.

Y añade: “El resultado final de todo esto es un auténtico encarnizamiento reproductivo ya que por olvido, desinterés o irresponsabilidad, la inmensa mayoría de los embriones están condenados a la extinción”.

VER TODAS LAS NOTICIAS

Noticias recientes
12
Abr
Repercusión política del derecho a la objeción de conciencia en México
09
Feb
Legisladores en defensa de la vida
09
Feb
Victoria provida / Virginia aprueba una resolución que afirma que “no hay derecho al aborto”

 

Contáctanos
    porlavida@redmovida.org
 
    /redmorelosporlavida
 
    red_movida@hotmail.com