LUN
15
MIE
17
                 
Noticias

One of us: la defensa del embrión humano en 10 claves

La semana pasada se produjo en el Parlamento un hecho histórico que, a mi modesto entender, refuerza la identidad de Europa. Se trató de la audiencia pública de la iniciativa ciudadana europea «Uno de nosotros» (One of us) respaldada por casi 2 millones de europeos; la iniciativa solicita la prohibición de la financiación, con fondos europeos para ayuda al desarrollo, de programas y actividades que supongan la destrucción de embriones.

La iniciativa fue presentada por Grégor Puppinck en representación de Comité de Ciudadanos de la Iniciativa. La intervención completa la pueden leer en inglés aquí y ver en este vídeo. Por cierto, que esta Iniciativa será debatida en la próxima legislatura europea, la que salga de las elecciones del 25 de mayo.

Para facilitar su difusión, y de acuerdo con una antigua línea de trabajo de Profesionales por la Ética, Derechos Humanos en la fase prenatal, me he permitido seleccionar las mejores frases de ese histórico discurso que, sin duda, se vincula a la mejor tradición humanista europea, la de los derechos fundamentales y la protección de los más vulnerables frente a los fuertes:

La iniciativa solicita que ningún fondo europeo financie actividades que destruyan embriones humanos o impliquen su destrucción. ¿Por qué? La razón es que cada embrión humano es uno de nosotros.
El poder de eliminar a los niños no deseados, explotar los embriones humanos con fines industriales, limitar el crecimiento de la población en los países pobres y de imponer nuestro estilo de vida en ellos: llamamos a renunciar a estos poderes por respeto a los seres humanos que acaban de ser concebidos y están en gestación.
Nosotros pedimos a las instituciones europeas que otorguen el mayor respeto al ser humano. 2 millones de europeos piden a las instituciones europeas que eleven el nivel de sus valores, que crezcan en humanidad para difundir en las conciencias el reconocimiento de la humanidad de toda vida desde la concepción.
Este progreso requiere la conciencia de que existe un verdadero ser humano antes del nacimiento y de la concepción. Como ser humano, es el titular de los derechos naturales e inalienables y merece una mayor protección de la sociedad debido a su vulnerabilidad.
Hoy ya no podemos escondernos detrás de nuestra ignorancia para justificar la destrucción de embriones y fetos. Hoy ya lo sabemos. La ciencia no enseña que la vida de cada individuo es un proceso ininterrumpido y continuo desde la concepción hasta la muerte. Sabemos que desde su concepción, el ser humano posee todas sus características individuales y únicas.
La destrucción de embriones y el establecimiento de políticas públicas que lo permitan no deberían ser aceptadas. Esas políticas siempre serán condenadas por los millones de personas que escuchan la voz de sus conciencias.
Europa, que desea basarse en unos valores, especialmente en el área de la vida humana y la dignidad, podría ser un ejemplo de este progreso. Esto es lo que pedimos.
El respeto debido a la vida y a la dignidad desde la concepción está reconocido ampliamente en la legislación europea e internacional. La normativa europea prohíbe la financiación de la destrucción del embrión en el curso de las investigaciones; la directiva sobre biotecnología que prohíbe la creación de patentes que hayan conllevado la destrucción de embriones humanos se basa en el reconocimiento de la dignidad en todo embrión humano.
Los firmantes de esta Iniciativa no se basan únicamente en cuestiones morales (el respeto a la vida y a la dignidad humana) sino también en razones científicas, sociales y legales. Las razones científicas nos enseñan que la investigación con células madre embrionarias se ha quedado anticuada. Las razones sociales enseñan que la práctica del aborto no contribuye al desarrollo ni a la mejora de la salud materna. Las razones legales nos enseñan que la actividad de la UE es incoherente desde un punto de vista ético.
Tuvieron que pasar siglos para que la humanidad pusiera fin a la esclavitud, para reconocer que todos los seres humanos son iguales; con el fin de reconocer que el extranjero o «salvaje» es «uno de nosotros». Sin embargo, en ese momento, intereses políticos, económicos y financieros se opusieron a reconocer la humanidad y la igualdad de derechos de los esclavos. Hoy nos enfrentamos a una situación similar. Escuchamos los mismos argumentos utilitarios que invocan la importancia para la economía de explotar y eliminar esos seres humanos que no son verdaderamente humanos y que, en cualquier caso, no son como nosotros.
Los errores de traducción son míos. La Iniciativa, de casi 2 millones de europeos. La inervención magistral, de Grégor Puppinck.

Teresa García-Noblejas

NOTA: La foto está tomada de www.aleteia.org

VER TODAS LAS NOTICIAS

Noticias recientes
16
Dic
Desilusionando ingenuos (1)
15
Dic
En fallo histórico la Corte Suprema de Guatemala prohíbe el activismo abortista de una procuraduría
15
Dic
Otra mas del paraiso canadiense de Trudeau!

 

Contáctanos
    porlavida@redmovida.org
 
    /redmorelosporlavida
 
    red_movida@hotmail.com